Durante el partido en el que Uruguay perdía 1-0 ante Venezuela y Tabarez agotó los cambios, el delantero del Barcelona, quien estaba en el banco por el desgarro que sufrió hace algunas semanas, disparó una queja aireada y golpeó un acrílico.

 

Comentarios

commentarios

COMPARTIR