LONDRES — El buen tiempo, con sol y clima cálido en Londres, permitió en el comienzo del lunes la disputa de los choques de octavos de final de Wimbledon sin problemas. Ante la eliminación de Novak Djokovic, es Roger Federer uno de los que se roba muchas miradas en el comienzo de la segunda semana del tercer Grand Slam de la temporada. Volvió a mostrarse muy firme y avanzó a cuartos de final. Se retiró Kei Nishikori, por lesión. Cierra Andy Murray, el ídolo local.

El suizo abrió la acción en la octava jornada con un claro triunfo ante Steve Johnson (29º) por 6-2, 6-3 y 7-5. Para el número 3 del mundo, es el momento de demostrar si tiene actualidad para vestirse de candidato ante la eliminación del Nº1. Precisamente, el serbio había superado al suizo en las dos finales pasadas en Londres y ahora no está en su camino en lo que se presumía iba a ser una semi.

En el primer set, Federer levantó una chance de quiebre en el quinto juego y luego logró el primer rompimiento del partido en el sexto. Allí empezó a abrir el duelo. Se afirmó con el saque, soltó más la derecha, que le corrió mucho, y pudo hacer estragos ante un rival en ascenso, pero que está varios escalones por debajo del hombre récord de 17 títulos de Grand Slam.

En el segundo parcial llegó otra rotura del helvético en cuarto game. El único contratiempo de Federer en la hora y media de encuentro lo vivió cuando el estadounidense le rompió en el cuarto juego y se puso 3-1. Pero muy poquito le duró la sonrisa a Johnson, ya que el ganador descontó enseguida con otra rotura. Lo mismo repitió en el undécimo, para en minutos sellar la historia con autoridad.

Fuente: ESPN

Comentarios

commentarios

COMPARTIR