Chile y Uruguay vuelven al Nacional, el escenario en que Jara “agredió con el dedo” a Cavani en 2015. Los hinchas de Chile deben mantener la compostura para evitar más castigos.

jara-cavani-820x500

El recuerdo sigue fresco. El 24 de junio de 2015, Chile y Uruguay bregaban por un cupo en la semifinal de la Copa América. El partido, como el de esta noche, se disputó en el Estadio Nacional y lo terminó ganando el equipo de Jorge Sampaoli, con el gol de Mauricio Isla. Pero no fue ésa la incidencia que quedó en la historia.

El segundo tiempo estaba en pleno desarrollo y Chile no encontraba el camino para doblegar al equipo de Óscar Washington Tabárez, quien también volverá a ocupar la banca norte del recinto de Ñuñoa.

En lo 62’, el desarrollo del juego comenzó a cambiar. Gonzalo Jara provocó al delantero charrúa Edinson Cavani, a quien le introdujo un dedo en el trasero. El atacante del PSG respondió a la agresión. El chileno magnificó los efectos del manotazo y el delantero fue expulsado. La ventaja numérica resultó clave para que la Roja allanara el camino.


Jara, en todo caso, lo pagó después. No pudo disputar la semifinal frente a Perú ni la definición por el título, ante Argentina. La Conmebol lo terminó sancionando de oficio ante el reclamo interpuesto por los dirigentes uruguayos. Chile contraatacó por el pedido de castigo y exigió sanciones en contra de siete futbolistas charrúas por insultos y agresiones en contra del árbitro del encuentro de cuartos de final, Sandro Ricci, pero no tuvo éxito. Las repercusiones, como era lógico, se trasladaron hasta suelo uruguayo, donde los hinchas locales se expresaron de diversas formas en favor del delantero del PSG, siendo la más particular la pintada de los dedos en la playa de Punta del Este con los colores de su selección.

En noviembre del mismo año, ambos se volvieron a encontrar. Ahora, con Cavani como dueño de casa, en el Centenario, un escenario tradicionalmente complejo. Sin embargo, más allá de la tensión con que se esperó el reencuentro, no hubo un nuevo enfrentamiento. Por el contrario, después de que Uruguay venció a la escuadra chilena, ambos futbolistas se despidieron con cordialidad y sostuvieron un breve diálogo. “Jara me pidió disculpas terminando el partido. Las acepté como corresponde. Fue un buen gesto de su parte… Yo le dije que estaba todo bien y que tuviera suerte. No deja ninguna enseñanza seguir hablando del tema”, revelo el charrúa.


Esta noche, Jara y Cavani volverán a encontrarse, un elemento que le agrega una dosis de tensión -y sobre todo de morbo- a un enfrentamiento que tradicionalmente lo tuvo. El uruguayo se recuperó de los problemas físicos que le impidieron jugar frente a Ecuador. Ayer, Tabárez lo incluyó entre los titulares, en lugar de Cristhian Stuani. El zaguero de la U de Chile quien en el proceso previo a Brasil 2014 había protagonizado otro conflicto con Luis Suárez, quien le aplicó un golpe de puño, es fijo en la Roja de Pizzi .Los roces, en todo caso, no pueden elevar la temperatura en las gradas. El público chileno, el de peor conducta en las Eliminatorias, en las que ha recibido ocho sanciones, ya está castigado con la imposibilidad de ocupar el Nacional en el primer duelo como local del próximo año, frente a Venezuela, el 28 de marzo de 2017.

Comentarios

commentarios

COMPARTIR