La derrota de Novak Djokovic, N°2 del mundo, contra Denis Istomin, N°117, en la segunda rueda del Abierto de Australia fue una sorpresa. No sólo por la diferencia en el ranking, sino también porque no se trató de un joven tenista que empieza a sorprender el circuito. El uzbeko tiene 30 años, una larga trayectoria y ya había jugado varias veces contra el serbio: cinco, para ser más exactos, y apenas le había ganado un set. Sí, fue una gran sorpresa.

abierto-de-australia-2346834w620

Y cómo se puede explicar? El propio Djokovic tomó la palabra para hacerlo: “La clave estuvo en el comienzo del cuarto set. Ahí tenía que haber empujado, pero no fui capaz. Denis no estuvo nervioso. No ha jugado tantos grandes partidos en su carrera, pero hoy era su día”, dijo el tenista de Belgrado.

Y agregó: “Jugó por encima de su nivel, pero hay que reconocerle el mérito. Hay que felicitarlo. Por mi lado fue uno de los días en los que no me sentí muy bien, en los que no tienes ritmo, mientras que el adversario sentía muy bien la bola. Así es el deporte”.

¿Qué hará el N°2 del mundo, que perderá muchos puntos del ranking ya que era el campeón defensor? “Ahora tengo que hacer las maletas y pasar tiempo con mi familia”, cerró Nole, de 29 años.




Comentarios

commentarios

COMPARTIR