Rafael Nadal ya está donde deseaba: semifinalista del Open de Australia tras derrotar a Milos Raonic por 6-4, 7-6(7) y 6-4, en 2 horas y 44 minutos.

La última vez que el balear había llegado tan lejos fue en Roland Garros 2014, torneo que acabaría ganando y significando el noveno entorchado de su carrera sobre la tierra de la capital francesa.

 Lo que más impresionaba de la estadística del primer set es que Nadal terminó con tan sólo dos errores no forzados, y uno de ellos fue con una derecha a la red ya con 5-4 arriba. En la continuación, cuando más igualado parecía el duelo, con Raonic por delante 2-3, el gigante de Podgorica pidió asistencia médica. Tuvo que ser tratado en el vestuario porque las molestias eran a la altura de la cadera.

MIRA :




Comentarios

commentarios

COMPARTIR